•  Con el frío la piel se reseca y pierde hidratación, por lo que las afecciones en la piel como la dermatitis atópica podrían agudizarse.
  • Se debe procurar una adecuada hidratación que contribuya a mantener la barrera cutánea íntegra, frente a la agresión de agentes externos.

Mérida, 12 de enero de 2023; El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán  recomienda  prevenir daños en la piel, a través de su cuidado constante, pues recordemos que la piel es una barrera que nos protege de agentes externos, tanto del calor y del frío, y refleja la calidad de nuestra  salud, por lo tanto,  es importante que en esta época de cambios de temperatura, continuemos con su cuidado.

Con el invierno y las bajas temperaturas, las afecciones en la piel como la dermatitis atópica se agudizan, ya que con el frío la piel se reseca y pierde hidratación, condición que podría provocar que se presenten brotes de dicho padecimiento, por lo que se debe procurar una adecuada hidratación que contribuya a mantener la barrera cutánea íntegra frente a la agresión de agentes externos, explicó el doctor Genaro Suárez Valencia, jefe del Departamento Clínico de Medicina Interna del Hospital General Regional No.12, del IMSS Yucatán.

La dermatitis atópica se presenta en forma de ampollas que supuran y forman costras, piel seca, cambios en el color de la misma, enrojecimiento o inflamación alrededor de las ampollas.

Este padecimiento se da por una reacción de hipersensibilidad, similar a una alergia en la piel, que lleva a una inflamación cutánea, hinchazón y enrojecimiento prolongados. Las personas con este padecimiento pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora.

Los síntomas suelen aparecer de manera más frecuente en mejillas, cuello, la parte externa de los brazos, muñecas, el dorso de las manos, los muslos y/o los pies.

La dermatitis atópica tiende a empeorar cuando la persona se expone a ciertos eventos desencadenantes, como pueden ser: alergias al polen, moho, ácaros del polvo o los animales, contacto con materiales irritantes; de igual manera los químicos como fragancias, tintes o jabones; así como las emociones y estrés.

Las personas que la padecen por lo regular tienen antecedentes familiares de asma, rinitis o conjuntivitis alérgica, por lo que es importante acudir con su médico familiar y, en caso necesario, ser canalizado con un especialista en Dermatología para su tratamiento.

Se recomienda en época de frío, procurar baños cortos, con una temperatura del agua no muy caliente y usar jabón hidratante. Además, en el caso de los bebés y niños, es aconsejable bañarlos con jabones suaves con PH ácido o neutro.

El uso de cremas emolientes desde recién nacidos, siempre indicadas por los especialistas podría ayudar a prevenir la dermatitis atópica en bebés con predisposición genética a enfermedades alérgicas; de igual forma, no exponerse prolongadamente al sol y usar ropa con algodón.

En el caso del lavado de manos, importante para prevenir padecimientos infecciosos, se aconseja utilizar jabones suaves o geles antisépticos dermolimpiadores, que poseen un espectro de acción mayor para higienizar y pueden sustituir al jabón.

Finalmente, es muy importante no automedicarse, así como evitar cualquier elemento que empeore los síntomas, como alimentos como el huevo en el caso de niños pequeños, jabones o detergentes fuertes, al igual que químicos y disolventes; cambios súbitos en la temperatura corporal y el estrés, lo cual puede causar sudoración y empeorar la afección.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *