• Ejecutivos de Onizzo, Prunesco, Frutexsa y Superfruit comentan respecto a la asistencia a este importante evento de la industria alimenticia.

 

Existe concordancia en la industria chilena de ciruelas deshidratadas en que su asistencia al Salón Internacional de la Alimentación SIAL, realizado la semana pasada en Paris, Francia, fue muy positivo. No tanto por el cierre de negocios, sino por el hecho de volver a encontrarse con grandes clientes de los principales mercados globales, el networking que allí se genera, así como tener claro de primera fuente cómo está y viene la industria en 2023.

En efecto, SIAL, gran congreso y fuente de inspiración para la industria alimenticia, no se había desarrollado por dos años debido a la pandemia. Por eso, hubo alta expectativa por estar presente en esta cita mundial, a la que asisten habitualmente unos 140.000 visitantes.

Claudia Marangunic, gerente de Exportaciones y logística de Onizzo, se manifestó complacida por la “misión cumplida”, esto es, “contactar a los clientes que frecuentamos cada temporada y renovar relaciones comerciales tras un tiempo sin vernos durante el Covid. Se manifestaron muy dispuestos a cerrar negocios para la nueva temporada”.

Y añade: “La presencia de Onizzo no iba por el lado de la venta, dado que teníamos colocada, de antes, las ciruelas grandes. Algo nos quedaba de calibre pequeño, y que dejamos comprometida. Queda demostrada la importancia de estar presentes en este tipo de ferias para mover la fruta en el largo plazo”, expresa.

La ejecutiva ha participado de múltiples SIAL desde 2010, y aun así no deja de sorprenderse “del esfuerzo que siguen haciendo nuestros clientes para visitar esta feria; así como de la presencia de China como expositores cubriendo cada vez más productos”.

Los clientes principales de Onizzo se encuentran en Europa: Polonia, Inglaterra, Holanda, distribuidos entre mayoristas y re-empacadores. Otros mercados importantes son México y Guatemala.

Marcelo Lacunza, gerente comercial de Prunesco, saca buenos dividendos de la feria. No es de las más grandes, pero sí “ha sido la primera donde volvimos a la normalidad. Ha sido bueno encontrarse con los clientes, estar en persona con ellos, verse las caras, ahí radica el éxito de este SIAL”, comenta.

También destaca que se hicieron presente muchos clientes de Europa, Asia, y Latinoamérica. De Asia, “visitamos a algunos (en periodos anteriores), pero es distinto a que te vayan a ver a una feria”.

Asimismo, le asigna una relevancia a estos encuentros para saber cómo están los mercados, la industria, y las proyecciones 2023, detectando que en Viejo Continente, la crisis económica europea, con una alta inflación, es lo que considera más preocupante, independiente de que Chile está en forma permanente explorando otros mercados y negocios, señala ejecutivo de Prunesco.

En el caso de Frutexsa, su gerente comercial, Sebastián Plaza, comenta que se empieza a ver, post Covid, un buen retorno de la gente a este tipo de actividades, con un público similar a la buena feria Gulfood, realizada en Dubai, a comienzos de año. Destaca la buena organización de ProChile.

“Ahora, en SIAL llegaron los clientes y hubo cierres de negocios. Se visualiza una presión por comprar ciruelas, hay poca oferta y disponibilidad; se nota que en Chile va quedando poca ciruela y Francia tuvo una cosecha mala”, dice. Hay una demanda importante de Europa y Medio Oriente por comprar calibres grandes, los cuales tienen muy buenos precios esta temporada. Los calibres chicos, así como las ciruelas en condición natural tienen una demanda importante desde China, aunque sus precios han bajado.

En Superfruit también consideran que este SIAL ha sido positivo. Si bien no es una feria con tanto cierre de negocios -al igual que Anuga, en Alemania-, José Antonio Soffia, subgerente de Ventas de dicha empresa, señala que en este SIAL -el tercero al que asiste-, se permite ver a varios clientes de diversos mercados de la fruta, y en ese sentido, hay eficiencias.

“SIAL ha bajado su protagonismo comercial, ya que, por lo general, tenemos casi todo vendido en esta época y la ciruela no es la excepción, pero igual vale la pena por los contactos, ver cómo está la industria, podemos compartir con otras empresas, saber de la competencia de Estados Unidos y Francia, cómo vienen sus cosechas y volúmenes; se producen conversaciones que en otras instancias no se darían”.

Alrededor del 80% de la fuerza exportadora chilena de ciruelas secas se hizo presente en SIAL, con algún tipo de representación y a través de las empresas que forma parte de Chileprunes, Asociación Gremial de Procesadores y Exportadores de Ciruelas Secas de Chile, que cuenta con 11 exportadores asociados, y que busca el desarrollo del sector en el largo plazo, realizando múltiples acciones de promoción y apertura de mercados, entre otros.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *