•  Se calcula que los órganos y tejidos de una persona donante pueden salvar hasta 80 personas.
  • En lo que va de este año, la UMAE Mérida ha realizado 37 trasplantes renales, seis donaciones de personas fallecidas, incluidas cinco multiorgánicas y una de tejidos.

 Mérida, Yucatán, 26 de septiembre de 2022; En la Semana Nacional de la Donación de Órganos que se realiza del 26 al 30 de septiembre de este 2022, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán subraya la importancia de esta acción, debido a que no solo mejora la calidad de vida de las y los pacientes, sino que resuelve un problema de salud pública muy costoso para las familias y los sistemas de salud.

Una persona puede necesitar un trasplante de órganos en caso de que éste ya no cumpla con sus funciones, ya sea derivada de una enfermedad o lesión. Cuando se le realiza un trasplante de órganos, el personal médico extirpa un órgano de otra persona y lo colocan en el cuerpo del paciente.

Los órganos que pueden trasplantarse incluyen: corazón, intestino, riñón, hígado, pulmón, además del páncreas. En el caso de los tejidos: médula ósea, córneas, piel, hueso, válvulas cardiacas, cartílago, tendones, arterías y venas.

Hoy en día, un trasplante constituye una técnica médica muy desarrollada que logra magníficos resultados para los receptores, explicó el doctor Jorge Martínez Ulloa Torres, jefe del Departamento de Trasplantes de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Mérida del IMSS en el estado.

De esta forma, el Seguro Social invita a la población a platicar en familia sobre esta decisión. Se calcula que los órganos y tejidos de una persona donante pueden salvar o ayudar hasta a 80 personas, de ahí la importancia de la donación altruista.

El especialista de la UMAE Mérida indicó que en lo que va de este año, este Hospital de Especialidades ha realizado 37 trasplantes renales, 12 de donante cadavérico y 25 de donante vivo; así como seis donaciones de personas fallecidas, incluidas cinco multiorgánicas y una de tejidos.

Las personas que necesitan un trasplante suelen esperar el órgano durante un largo tiempo, en ese sentido, los médicos deben hacer coincidir a los donantes con los receptores para reducir el riesgo de rechazo del trasplante, esto ocurre cuando el cuerpo del receptor se opone al órgano nuevo, lo que provoca que no funcione correctamente.

El donador vivo generalmente es un familiar, pero cualquier persona que lo desee puede donar, siempre y cuando sea en forma voluntaria, altruista, libre, consciente y sin remuneración alguna.

Por otro lado, el donador cadavérico es aquella persona que, por ejemplo, tiene un accidente y se detectan clínicamente datos de muerte cerebral, la cual se corrobora por estudios de gabinete y tiene que ser certificada por un médico.

Las y los trasplantados pueden llevar una vida prácticamente normal, aunque deben tomar medicamentos para ayudar a impedir que sus cuerpos rechacen el nuevo órgano, además de adoptar costumbres saludables para evitar complicaciones en su salud.

Las y los donadores vivos no tienen mayores complicaciones en su salud después de la cirugía, por lo que también pueden seguir con su vida de forma normal, se recomienda continuar con hábitos saludables de alimentación y actividad física.

La población interesada en sumarse como donador voluntario de órganos y tejidos puede consultar la página de internet del Centro Nacional de Trasplantes: https://www.gob.mx/cenatra/ o ingresar a http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/donacion-organos, donde podrán  acreditarse como donadores.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *