• El cepillado debe ser después de que se consuman alimentos
• Cuando los dientes de leche comienzan a moverse, se sugiere no forzar su desprendimiento, ya que se puedencausar daños en la encía o los dientes

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán otorga a madres y padres de familia recomendaciones para fortalecer la salud bucal de las y los niños así como orientación sobre el proceso de la pérdida de dientes temporales (también identificados como dientes de leche) con la finalidad de lograr prevenir complicaciones o enfermedades bucales.

La doctora Rebeca Elizabeth Zetina Muñoz, titular de la Coordinación de Gestión Médica, indicó que la prevención de padecimientos bucales en los niños debe supervisarse en todas las etapas; sobre todo desde la erupción de los primeros dientes, identificados como piezas temporales o dientes de leche, hasta su paso a los dientes definitivos, lo cual inicia entre los 5 y 6 años de edad, aunque hay niños que pueden comenzar antes.

Cuando los dientes de leche comienzan a moverse, se sugiere no forzar su desprendimiento, ya que moverlos con las manos o la lengua precipitando su caída, puede causar daños en la encía o en los dientes. En caso de registrar alguna complicación en la dentadura de las y los pequeños, se sugiere acudir con un especialista para evitar algún riesgo.

De igual forma, se recomienda a los padres de familia que cuando se caiga alguno de los dientes de leche se oriente a los menores a no tocar los espacios vacíos, para que la erupción de la nueva pieza dental pueda producirse con normalidad y colocarse de manera correcta en su posición definitiva.

Las recomendaciones en general para tener una salud bucal, son: Cuando empiezan a brotar las primeras piezas dentales que gradualmente se irán sustituyendo por los dientes permanentes, es necesario cepillarlos con un poco de pasta dental. El primer chequeo médico, debe ser entre los 12 meses para evitar futuras complicaciones.

Es fundamental que los tutores orienten y fortalezcan en los pequeños las técnicas apropiadas de higiene oral y supervisen el cepillado dental que realizan.

El cepillado debe realizarse, de preferencia, cada vez que se consuman alimentos, no sólo tres veces al día como se acostumbra, ya que esta práctica permite remover los restos de comida y eliminar los microorganismos que se adhieren a los dientes, lo que genera la placa dentobacteriana, que ocasiona la caries, gingivitis (inflamación en las encías) y halitosis (mal aliento).

De igual forma, se reitera que el cepillo de dientes tiene que cambiarse aproximadamente cada dos o tres meses; sobre todo cuando las cerdas se abren, ya que se pierde la efectividad del cepillado.

Para poder fortalecer la salud bucal también se debe reducir el consumo de alimentos altos en azúcar y carbohidratos, ya que generan más posibilidades de padecer caries y otras complicaciones.

Finalmente, la especialista exhortó a la población para que además de las medidas para tener una salud bucal se continúen con todas las indicaciones de higiene, lavado de manos contante, uso de cubrebocas y mantener una sana distancia para evitar contagios de COVID-19.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.