• Se debe procurar una adecuada hidratación que contribuya a evitar la resequedad y mantenga la barrera cutánea íntegra

Con los cambios de temperatura que se presentan en el estado, no se debe dejar a un lado la salud de la piel, en especial en niñas y niños con padecimientos como dermatitis atópica.

Para ello, la Oficina de Representación Yucatán del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) brinda recomendaciones sobre cómo prevenir complicaciones y cuidar de este importante órgano.

Una de las recomendaciones de los especialistas es procurar una adecuada hidratación que contribuya a evitar la resequedad y mantenga la barrera cutánea íntegra frente a la agresión de agentes externos, esto debido a que las personas con dermatitis atópica pueden carecer de ciertas vitaminas en la piel, lo que lleva a una mayor sensibilidad, indicó la coordinadora auxiliar de Atención Médica, doctora Gabriela Canché Briceño.

Con la emergencia sanitaria por COVID-19, el lavado de manos debe ser constante, por lo que en caso de las y los menores se aconseja utilizar para el aseo jabones suaves o geles antisépticos dermolimpiadores, que poseen un espectro de acción mayor para higienizar y pueden sustituir al jabón, que por su composición química podría ser más agresivo.

La especialista enfatizó que de ninguna forma se debe dejar el lavado de manos frecuente, ya que es de las medidas principales para prevenir enfermedades infecciosas.

El uso de cremas emolientes desde recién nacidos, siempre indicadas por los especialistas, apuntó Canché Briceño, podría ayudar a prevenir la dermatitis atópica en bebés con predisposición genética a enfermedades alérgicas.

La dermatitis atópica se caracteriza por la piel seca y lesiones inflamatorias con enrojecimiento que causan prurito o comezón, lo que podría provocar un agravamiento de las heridas debido al rascado.

Los síntomas suelen aparecer de manera más frecuente en mejillas, cuello, la parte externa de los brazos, muñecas, el dorso de las manos, los muslos o los pies. Esta afección llega a ser bastante molesta, ya que el picor puede producir irritabilidad, alteraciones del sueño o cambios en su humor.

Se recomienda proteger la piel del frío y de los cambios bruscos de temperatura en esta época del año; lavar la ropa con jabones no detergentes y sin suavizantes; bañar a los niños con jabones suaves con pH ácido o neutro, procurar baños cortos y con una temperatura del agua no muy caliente.

Para finalizar, Canché Briceño conminó a evitar cualquier elemento que empeore los síntomas, así como evitar cambios súbitos en la temperatura corporal y el estrés, lo cual puede causar sudoración y empeorar la afección.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.