• Es importante practicar ejercicio físico, ya que el perder peso puede ayudar a reducir el colesterol malo
  • Algunos pacientes tienen predisposición genética a la elevación del colesterol

El hígado genera el colesterol necesario para que el organismo realice procesos fisiológicos importantes, como el funcionamiento de la digestión y la producción de hormonas; sin embargo, la cantidad de ese lípido, parecido a la grasa, puede incrementarse al grado de ser perjudicial para la salud.

Para prevenir el aumento y complicaciones por el mismo, la Oficina de Representación Yucatán del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) emite algunas recomendaciones que además ayuden a fortalecer el organismo.

El titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas, doctor Alonso Sansores Río, señaló que uno de los factores que genera que los niveles de colesterol se incrementen y lleguen a obstruir las arterias, es el consumo en exceso de alimentos con alto contenido de grasas.

Ejemplo de ello son el huevo, carne de cerdo, embutidos, productos lácteos, chocolate, alimentos procesados y fritos. Sin embargo, también hay algunos pacientes que independientemente de la alimentación que llevan, tienen predisposición genética a la elevación del colesterol.

El aumento anormal de colesterol en la sangre o hipercolesterolemia no provoca ningún síntoma al principio, sino hasta que se desarrolló la arterosclerosis, lo que provoca el engrosamiento y endurecimiento de la pared de las arterias que ocasiona cada vez más el cierre de los vasos sanguíneos y llega a generar, en algunos casos, falla en la circulación u órganos del cuerpo.

El mayor número de casos por complicaciones en los niveles de colesterol se presenta entre los 40 y 70 años de edad y afecta más a hombres que a mujeres, en proporción de cuatro a uno.

Entre los órganos que más se afectan por un descontrol en colesterol se encuentran: el corazón y el cerebro, así como las arterias de piernas, brazos, cuello e incluso algunas partes del intestino.

Algunas recomendaciones que se pueden realizar en el hogar y que ayudan a evitar complicaciones en los niveles de colesterol son: fomentar desde la infancia una alimentación equilibrada; evitar el tabaquismo y consumo de bebidas alcohólicas; practicar ejercicio físico con las medidas pertinentes de higiene y sana distancia, para evitar contagios de COVID-19, ya que el perder peso puede ayudar a reducir el colesterol malo.

Finalmente, quienes ya cuenten con un tratamiento médico no deben suspenderlo o recurrir a la automedicación, ya que podrían poner en riesgo su organismo.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.