Fuente: https://www.muycomputer.com/2021/01/19/apple-camara-vapor-nuevos-iphone-13/

Las últimas iteraciones de iPhone no se están caracterizando por grandes revoluciones. La estrategia de Apple pasa por ir introduciendo cambios poco a poco, pero de tal forma que el smartphone se va transformando para permanecer siempre a la vanguardia de uno de los mercados más competitivos del mundo tecnológico.

El iPhone 13 no parece ser la excepción y, si bien no se esperan cambios radicales a nivel de diseño, todo apunta a que asistiremos a una interesante revolución silenciosa. Uno de los grandes desafíos de Apple – y de la industria en general – es controlar la temperatura de dispostivos con SoC cada vez más potentes, muchos capaces de rivalizar con dispositivos de sobremesa como ha demostrado el salto a M1.

El analista de TF International Securities, Ming-Chio Kuo, nos sorprendía hace unos días asegurando que Apple está probando un nuevo sistema térmico basado en cámara de vapor para el iPhone. Esta tecnología consiste en refrigerar el dispositivo transmitiendo el calor desde los componentes hasta un líquido que se evapora dentro de una cámara sellada, donde vuelve a condensarse y comienza de nuevo el ciclo.

«La razón fundamental del iPhone para no adoptar la cámara de vacío es que los resultados de las pruebas no cumplen con los elevados requisitos de Apple», escribe Kuo . «Aún así, somos optimistas sobre el programa de mejoras y esperamos que al menos los modelos de iPhone de gama alta estén equipados con esta solución térmica en un futuro cercano».

La integración de chips de comunicaciones 5G (que generan más calor) junto a la esperada mejora de los SoC está obligando a Apple a replantear su sistema de refrigeración, hasta ahora basado en soluciones pasivas. El reto es dar un salto en potencia sin comprometer la vida útil de sus dispositivos y, por supuesto, la comodidad y seguridad de los usuarios

Un iPhone más grueso… por una buena razón

Esta información podría estar relacionada con la adelantada por MacOtakara (un medio japonés con excelente reputación en todo lo relacionado con Apple), que aseguraba que el nuevo iPhone sería más grueso que el anterior. Este espacio extra sería aprovechado para aumentar la batería y minimizar el efecto que la conectividad 5G tiene en la autonomía (esto es, más batería pero duración similar).

Además, ganarían unos milímetros para aumentar el tamaño del módulo cámara y, probablemente, apuesten por mejorar el telefoto más allá del 2x actual. Por supuesto, más espacio implica la posibilidad física de integrar cámara de vacío, pero tendremos que esperar a filtraciones más avanzadas para estar seguros.

Como es habitual, se espera que la próxima generación de iPhone 13 sea presentada en septiembre, en versiones Mini, estándar y Pro.

About Author

admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.